¿Qué es mejor, brackets convencionales o de autoligado?

La ortodoncia es la rama de la odontología que se encarga de corregir cualquier maloclusión dental que afecte a tu boca en cuanto a estética y funcionalidad.

Teniendo en cuenta el diagnóstico, la edad y las preferencias del paciente, existen diversos tipos de aparatos de ortodoncia compuestos, principalmente, por 2 elementos (el bracket y el arco) entre los que se encuentran los brackets tradicionales y los de autoligado.

Te explicamos en qué consisten y cuáles son sus diferencias.

 

¿Cómo funciona un aparato de ortodoncia con brackets?

Tras haber realizado un estudio de ortodoncia y una detallada planificación del caso, el ortodoncista puede decidir el uso de brackets para solucionar cualquier problema relacionado con la mordida y posición de los dientes.

Los brackets consisten en pequeñas piezas que se colocan encima de los dientes que, sumado al hilo metálico que pasa entre ellos, ejercen presión sobre las piezas dentales, provocando el movimiento dentario.

Para que la fuerza del arco se transmita al bracket, y de ahí al diente, se debe sujetar de alguna forma para que estos no se muevan. La principal diferencia entre los brackets tradicionales y los de autoligado es el tipo de sujeción.

Diferencias entre Brackets tradicionales y autoligado

El tratamiento con brackets metálicos (tradicionales) suele ser el más económico y el ideal para niños y jóvenes, puesto que no suelen darle tanta importancia a su imagen.

Fabricados en acero y titanio, son visibles ya que se colocan en la parte exterior de los dientes, y son capaces de corregir, con la misma precisión que otros más estéticos, cualquier tipo de maloclusión dental.

Si bien los brackets tradicionales requieren de una ligadura de alambre o gomas para fijar el arco sobre los dientes, los brackets autoligables no necesitan ningún elemento adicional para sujetar el arco, sosteniéndose mediante un sistema incorporado en la misma pieza metálica.

Estos brackets cuentan con un hueco donde se encaja el alambre de acero que sujeta el arco, dejándolo unido al diente y aprovechando los propios movimientos fisiológicos de la boca para lograr la alineación de los dientes, permitiendo el uso de fuerzas muy ligeras para mover las piezas a su posición correcta.

Cualquier paciente que necesite un tratamiento de ortodoncia, puede optar por un sistema de autoligado, sin importar la edad.

 

Ventajas de los brackets de autoligado

En general, los brackets de autoligado tienen más ventajas que desventajas:

  • Menos visitas al ortodoncista. El hecho de no tener que cambiar de forma periódica las gomas, hace que se reduzca el número de citas.
  • Mayor comodidad. Reducen el roce entre el bracket y el arco.
  • Mejor higiene oral. El cepillado es más sencillo al prescindir de las gomas en la sujeción.
  • Mayor discreción. Al ser unas piezas más pequeñas, son más discretas que las tradicionales.

¿Existen brackets estéticos de autoligado?

En Raga Valencia utilizamos el sistema de ortodoncia con brackets Damon, donde se usan brackets de autoligado de máxima calidad.

Además, ahora puedes optar por la opción Damon Clear, que ofrece brackets de autoligado estéticos fabricados en cerámica transparente, para mantener la rapidez del tratamiento, sin descuidar el aspecto de tu sonrisa.

Este tipo de material se mimetiza con el diente y no se tiñe con el tiempo, disimulando el efecto estético de una ortodoncia con brackets.

 

En nuestra clínica contamos con una trayectoria de más de 40 años y somos expertos en ortodoncia y estética dental.

Supervisaremos tu tratamiento con brackets de autoligado y planificaremos tu caso para que consigas la sonrisa que siempre has deseado. ¡Llámanos!

Llámanos Llámanos
Whatsapp